Guanajuato en un día

El 3 de marzo del 2017 fue un día de primeras veces, la primera en Guanajuato, la primera en hacer fotos de pasarela y la primera en usar mi nuevo objetivo, un inminente reto por que no hay vuelta atrás, no se puede repetir la toma y no se puede controlar la luz, todo se reduce completamente a la agilidad y los recursos del fotógrafo en el momento.

Anteriormente ya había hecho fotos para backstage y sinceramente es gracioso, cualquiera pensaría que este tipo de producciones son rápidas, que los modelos solo deben vestirse y salir a caminar, la realidad es que conlleva todo un día de trabajo e involucra a muchas personas, desde el maquillaje hasta la coordinación y el fitting.

Guanajuato es hipnótico, surreal y bellísimo. Tuve la oportunidad de recorrer un poco del centro, suficientes horas para quedar enamorado y regresar, llena mucho el ojo y está convirtiéndose en mi siguiente obsesión.

Ya en la tarde los ensayos habían concluido, un equipo de maquillaje y peinado se encargó de preparar a los 30 modelos que desfilarían en la noche. Todo ocurrió en una pequeña sala dentro de un hotel boutique. ¿Qué es lo que se debe capturar en un backstage? supongo que todo, no hay ninguna ley o manual que dicte las reglas, así que me dediqué a disparar todo lo que me parecía interesante.

En la noche, a diferencia del resto del día, Guanajuato era un congelador, con la asistencia lista y después de una larga espera comenzaron a desfilar los modelos, entre ellos amigos muy queridos, por lo que no podía perder la oportunidad de hacerles fotos.

Fue una experiencia diferente en muchos sentidos, no es tan complicado como pensé y no descarto volver a hacerlo en un futuro. La pasarela concluyó con éxito y todos cansados regresamos a Guadalajara.

Agradecimientos especiales a Arturo Tapia por la invitación.